miércoles, 28 de septiembre de 2011

SEGUNDO PISO DE CLINICA DE IMSS EN NUEVO LAREDO ENFERMA A PERSONAL Y PACIENTES. HUYEN ANTE TRONIDOS EN PAREDES Y PISOS.









Juan Manuel Reyes Cruz   28 de septiembre de 2011.
El edificio de la Unidad de Medicina Familiar Número 76 del IMSS  en Nuevo Laredo, presenta problemas en su construcción; a las paredes se les  cae el enjarre, los pisos se levantan y las puertas de emergencia se encuentran con cadenas y candados  evitando la salida rápida en caso de producirse un incendio o alguna eventualidad. Ayer medio centenar de empleados sentados en el piso afuera del edificio entre médicos, enfermeras y pacientes del área dental tuvieron que salir corriendo al escuchar tronidos en las paredes y pisos, lo que los hace temer por su vida, aun y cuando la delegación Tamaulipas y del D.F. ya tienen conocimiento del problema pero no se ven reparaciones a pesar de que el peligro continúa para empleados y visitantes al área dental y parte oriente del edificio de tres pisos, que incluso hace que personal trabaje en los pasillos y cerca de alguna salida como referencia. Un estudio preliminar ya se realizó y dio como resultado la necesidad de  una inversión de más de 80 mil pesos, pero a dos meses del problema, ninguna autoridad le da seguimiento para el inicio de  trabajos de reparación. El doctor Juan de Dios Villegas Leyva, director de la clínica, explicó que esta postura se tomó debido a la desinformación que existe sobre el estado en que prevalecen las instalaciones de su centro de trabajo. "Aquí el problema no son los doctores o las enfermeras, sino la falta de información. No solamente estamos en riesgo como trabajadores, también los derechohabientes y nadie nos informa, no es una postura que debe tomar una institución de salud, el mismo derechohabiente necesita seguridad, todos necesitamos seguridad, creo que el problema es la instancia que no nos da seguridad, no les informa a los derechohabientes sobre el peligro que ocurre, ya tenemos un dictamen de la delegación del IMSS y se requiere una inversión de 80 mil pesos para solucionar el problema” enfatizó. El director de protección civil, Juan Ernesto Rivera Gómez, aseguró que no existe problema en columnas y no hay peligro de que el edificio colapse, pero eso no deja satisfechos a médicos que día a día escuchan “tronidos en las paredes” con el temor de que los tres pisos o parte del edificio de apenas 5 años de antigüedad se venga abajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada